Resiliencia organizacional y la adaptación de las compañías a la nueva normalidad - Jinzai - Servicios Especializados en RRHH

Tras el impacto socieconómico que ha dejado hasta la fecha la pandemia por COVID-19 la capacidad fundamental para salir adelante tanto para las personas como para las empresas es la resilencia.

¿Qué es la resilencia?

El significado de resiliencia, según la definición de la Real Academia de la Lengua Española es la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas. Gracias a la resilencia, los seres humanos somos capaces de afrontar las crisis o situaciones potencialmente traumáticas y salir fortalecidos de ellas.

La resiliencia implica reestructurar nuestros recursos psicológicos en función de las nuevas circunstancias y de nuestras necesidades, así las personas resilientes no solo son capaces de sobreponerse a las adversidades que les ha tocado vivir, sino que crecen y desarrollan al máximo su potencial.

Asimismo, las empresas han adoptado este concepto para afrontar la crisis, surgiendo la resilencia organizacional. Una organización resiliente es capaz de prever escenarios probables que podrían presentarse y tener efectos negativos en las operaciones de la empresa. Las organizaciones resilientes hacen grandes esfuerzos para estar preparadas para los mejores y los peores escenarios. Son contextos donde es esencial fomentar el aprendizaje organizacional interno y externo.

Aprendizaje organizacional interno

Los la resiliencia y la adaptación en lo individual son la confianza que alguien más deposita en una persona, el sentido de pertenencia y la identificación con el propósito; las personas que tienen un sentido de pertenencia y son parte de un grupo que las apoya se recuperan más rápido, así cuando el propósito individual y el de la organización se unen, la posibilidad de encontrar soluciones es mayor.

Para lograr este objetivo se toman en cuenta tres elementos:

  • Confianza
  • Sentido de pertenencia
  • Propósito
Aprendizaje organizacional externo

Los aprendizajes pasados no siempre pronostican resultados positivos en el futuro; el mercado a final de cuentas es quien mide el éxito del modelo de negocio. Por ello las empresas deben buscar formas innovadoras de cubrir las nuevas necesidades que el mercado demanda. De esta manera seguir activos y evitar el paro de operaciones o el cierre de la empresa.

La flexibilidad es una de las ventajas competitivas más importantes de las empresas sobretodo con la llegada del COVID-19 que aceleró de manera inesperada el cambio hacia la digitalización y avances tecnológicos que se esperaban algunos años a futuro.

La capacidad adaptativa está firmemente conectada con el plan estratégico de una organización para responder a los cambios en los requerimientos del negocio al identificar y nutrir sus capacidades clave, recursos y otros procesos organizacionales, además ofrece una ventaja competitiva, particularmente en entornos continuamente cambiantes y que se conceptualiza como la consideración de tres dimensiones: exploración del horizonte, gestión del cambio y resiliencia.

Adaptarse a los cambios que presenta constantemente el entorno hoy en día, ha pasado de ser una opción a una obligación y una necesidad de las organizaciones que deseen sobrevivir en el ambiente complejo, incierto y dinámico que las rodea actualmente.

“No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente. Es la más adaptable al cambio”.

-Charles Darwin

reclutamiento

Si deseas que te contacte un Asesor Experto en cualquiera de nuestros servicios, Atracción de talentoTercerización de personalMáquila de Nómina por favor rellena el siguiente formulario:

 

s

Abrir chat